Autodidacta

"El niño, guiado por un maestro interior trabaja infatigablemente con alegría para construir al hombre. Nosotros educadores, solo podemos ayudar... Así daremos testimonio del nacimiento del hombre nuevo."

- MARIA MONTESSORI

 
 
 

Montessori descubrió que los niños pasan por fases de interés y curiosidad, que ella denominaba “periodos sensibles” del desarrollo en esta etapa temprana de su vida. La Dra. Montessori describe la mente del niño desde el momento del nacimiento hasta los seis años de edad como la “mente absorbente “. Es durante esta etapa que un niño tiene una tremenda capacidad de aprender y asimilar el mundo que le rodea , sin esfuerzo consciente. Durante este tiempo, los niños son particularmente receptivos a ciertos estímulos externos . Un “guía” Montessori reconoce y se aprovecha de estas etapas muy perceptivas a través de la introducción de los materiales y las actividades que están especialmente diseñadas para estimularle. El niño es un AUTODIDACTA, tal es así que la doctora mencionaba que el niño dice AYÙDAME A HACERLO POR MI MISMO.

EL/LA GUÌA MONTESSORI

La Doctora Montessori, siempre se refirió a el/la maestra como “guía”. Este/a debe tener una fe inmensa en el niño y un gran amor hacia él, conduciéndolo poco a poco a conquistas importantes como son la independencia y la confianza en sí mismo.

Su comportamiento consiste en tres actividades básicas:

Vigila y protege el ambiente, cuidando además el aspecto físico de éste, limitando su interacción, es decir, siendo más observador del trabajo de cada uno de los niños y permitiéndoles desarrollar su propia independencia, sin interferencias innecesarias.

Conquistar constantemente la atención de los niños, a través de ambientes preparados, logrando interés en el trabajo.

 

Todas las actividades realizadas por los niños en el aula, están dirigidas hacia el respeto por si mismo, por la guía, el trabajo de los compañeros, por los materiales; en un ambiente preparado y relajado.

Todo el personal recibe un entrenamiento constante en filosofía Montessori.

CONTINUIDAD

Todo lo descrito anteriormente, no daría ningún resultado si no se lo ha trabajado sobre una base de continuidad. El sistema Montessori está dividido en etapas que comprenden tres años cada una. Esto es precisamente lo que se requiere para que el niño que se ha iniciado en esta filosofía obtenga resultados excelentes y hasta sorprendentes, caso contrario el proceso se vería interrumpido con resultados poco satisfactorios y la consiguiente frustración tanto para  los niños como para los padres.

Darles a sus hijos la oportunidad de desarrollar su potencial máximo haciendo de ellos individuos equilibrados e independientes.

Estimule el deseo del niño por aprender en forma independiente, ayudándole a que concluya lo que inicia y permitiéndole que él se percate de sus errores y los corrija por sí mismo.

Anímele para que su actitud sea positiva ante cualquier aprendizaje. No olvide que usted es siempre el modelo de su hijo/a, si usted se muestra positivo, cuando él esta realizando un aprendizaje, él se animará y se motivará para seguir adelante.

 
IMG_3440.jpg